Mi experiencia

Mi experiencia

Luego de una pausa de dos años, volvimos a la experiencia del retiro. Uno de los eventos más importantes de Arama Yoga, junto con la formación, que tiene como finalidad profundizar en nuestra practica personal sumado además a la posibilidad de compartir experiencias y aprendizajes con un grupo afín a nuestros intereses.

Llegó el esperado retiro de noviembre en Cariló, en una cómoda casa cerquita del mar, “nuestra casa de retiros”…

Un par de meses antes hice la consulta dentro de la comunidad, específicamente dentro del amplio grupo de instructores de Arama, acerca del interés y posibilidad de participar. La respuesta fue muy clara! Había mucho interés, una necesidad grupal de sumergirse nuevamente en una atmosfera ideal de práctica e introspección. Incluso mucho interés en practicantes e instructores nuevos! Así que inmediatamente comencé con la logística previa de reservar del lugar, planificar y abrir la inscripción.

En lo personal, anhelaba volver a la experiencia, volver a convocar a tantos instructores que en algunos casos hacía dos años que no veía! También cerrar el año con una perspectiva renovada, con mucha confianza y decisión para encarar el 2022 con nuevos proyectos.

Los retiros generan mucho entusiasmo, fortalecen el grupo, desarrollan un sentido de pertenencia e impulsan la práctica personal. Y así fue que 19 instructores emprendimos este viaje de tres días, “retirándonos” de nuestros roles y actividades cotidianas para participar activamente en un proceso de aprendizaje muy revelador. 

La jornada comienza muy temprano, para contemplar el amanecer en la playa. En este sentido, los días nos acompañaron con un clima ideal para hacerlo. Momentos de silencio y contemplación muy significativos. Si bien cada practicante lo vive y experimenta a su manera, hay algo en común al estar presente en un amanecer… El despertar de la conciencia.

En nuestras charlas de filosofía, éste fue uno de los temas desarrollados. Un momento donde compartimos nuestra comprensión al respecto, donde aportamos nuestra visión y nos nutrimos de la sabiduría grupal. 

“Práctica y desapego” los medios para lograr el estado del Yoga según Patanjali.  Actuar sin expectativas … Hacer lo que se debe hacer sin esperar nada … Grandes conceptos que necesitamos comprender para saber hacia donde y como dirigir nuestros esfuerzos. 

Porque lo que nos causa sufrimiento, son nuestras expectativas no cumplidas. Ahora bien, antes que pretender no tener expectativas, debemos ser capaces de tenerlas y a la vez no estar apegados a ellas, y abrirnos a la experiencia! … Por ejemplo, hacer el ejercicio de ir muy temprano a la playa con un fin y que nada nos altere si las cosas no suceden según nuestras expectativas …  Ésta y muchas otras reflexiones formaron parte de nuestras charlas de aspectos filosóficos aplicados a la vida. 

Tuvimos prácticas de posturas con distintas intensidades, posturas invertidas, Acro Yoga. Prácticas intensas donde activamos nuestro cuerpo y mente para mantenerlos despiertos y activos.

Caminatas en silencio. Una práctica individual de reflexión, a la luz de la intención personal que cada participante elabora para el encuentro. Círculos para compartir las experiencias y conclusiones, círculo de confianza donde desarrollamos la capacidad de escuchar, de transmitir, de ser claros y precisos en nuestras expresiones …. Cuanto poder tienen las palabras cuando surgen desde el interior, cuando recuperan su poder original! El de transmitir experiencias …

La planificación también incluye nuestras comidas. Una variedad de platos vegetarianos riquísimos en abundancia y variedad. Todos participando del proceso de preparación previo, de servir las mesas, de la limpieza … Cuanto entusiasmo y alegría!  Cuantas ganas de estar, de participar y de servir a los demás …

La jornada la cerramos con meditación final. Una práctica dirigida, acompañada por cuencos, con una vibración especifica relacionada a cada uno de los chakras. Una increíble experiencia de relajación y sanación. 

Desde el primer momento, desde la salida desde Maschwitz, el grupo estuvo unido y con gran energía. A la vuelta éramos grandes conocidos, hermanados por una experiencia que sobrepasa las palabras y todo por permitirnos trascender las formas y estructuras limitantes de la personalidad, por conectarnos sinceramente desde el corazón.  

Todo fue muy natural, sin esfuerzo. Claro que hay una logística, hay un trabajo que hacer, pero el resultado trasciende por completo las acciones individuales.  Hay un equilibrio perfecto y delicado también entre hacer lo que corresponde … Y dejar que suceda. De hacer nuestra parte, lo que debemos hacer  y ser testigos de lo que sucede.  Eso es “Práctica y desapego”. 

Solo queda agradecer. Abrazar y agradecer. Reconocer y agradecer. Agradecer y recordar.

Carlos 

aramamaschwitz@gmail.com  – 011 49970448 
Certificación internacional 500 hs
YAI (Yoga Alliance India)  |  WYF (World Yoga Federation)