La bisabuela del básquet

La bisabuela del básquet

A los 72 años, Olga Cariola recorre las canchas de las ligas regionales como periodista deportiva. “Llegué por ser una caradura”, afirma.

Con micrófono en mano, siempre bien cerca de los bancos de suplentes en los partidos de básquet para captar las palabras de los técnicos y jugadores, Olga Ester Cariola (72) es una de las caras visibles del periodismo deportivo de la zona. Dueña de una carrera que comenzó pasados sus 50, nunca tuvo miedo a lo desconocido y se nota.

“Nací en 1948. En Pilar estoy desde 1975, soy porteña y me vine cuando mi hija mayor tenía un año”, recuerda Olguita (como le dicen todos). En la actualidad, tiene aire en las emisoras FM Estudio 2 y Del Sol, más un segmento en Canal Pilar. Además, antes de la pandemia era parte de las transmisiones por cable y online del básquet federal con Telered y el sitio web 5 Inicial.

Pero la relación con los medios nació de manera sorpresiva para esta hincha de Independiente y Peñarol de Mar del Plata que, cuando vivía en Capital, iba cada vez que podía a la vieja Doble Visera de Avellaneda para alentar al Rojo.

En el periodismo empezó a principios de los 2000, “porque un día llegó a Sportivo Pilar, donde yo trabajaba como maestranza, un muy joven Diego Brancatelli. Pidió si alguien le podía anotar y pasarle la información de los partidos de baby fútbol y le dije que yo podía. Un día me dice ‘¿Olguita, te animás a salir al aire por teléfono en radio?’, y fuimos para adelante. Era en FM Estudio 2, cuando estaba en La Lonja. Otro día me preguntó si me animaba a ir al estudio… Así arrancó ese amor incondicional que tengo por la radio, esos fueron mis inicios”.

Así es como reconoce que sus mentores fueron Brancatelli y también Pablo Mazzetelle, con el programa de TV por cable Panorama Deportivo. Y señala: “No soy periodista con estudios, soy una cronista, pero el periodismo fue una pasión mía desde muy chica. Por eso es el respeto de la gente que es periodista hacia mi persona, me consideran un igual y eso para mí es una gran satisfacción”.

Olga Cariola le tiene tanto cariño a Sportivo como a Atlético Pilar, algo no muy frecuente, fruto de haber conocido a ambas entidades desde adentro. En el Rojo de Pilar trabajó varios años con múltiples tareas. Pero sus hijas comenzaron a jugar al vóley en el Rancho y ella terminó siendo parte de la subcomisión.

Ascenso

En tiempos de competencia normal, Olga es parte de las transmisiones en clubes como Sportivo Escobar, Arenal de Maschwitz, Zárate Básket, Presidente Derqui y el resto de las entidades de la zona.

Sobre su trabajo en los bancos de suplentes, recuerda que “un día le propuse a Javier (Pagani, de Telered) acercarme y poner el micrófono en los bancos durante los pedidos de minutos. Me dio el OK y primero le preguntamos a los técnicos porque no estaban acostumbrados, pero con las canas los convencés. Todos aceptaron, uno solo tuvo dudas por si se le escapaba alguna mala palabra (risas), pero finalmente también me dejó”.

A eso le siguieron los comentarios y el anuncio de los cambios: “Así llegó Olguita la caradura”.

La bisabuela del básquet tiene cuatro hijas (Celia, María José, Daniela y Ana Clara), cinco nietos (Sofía, Milagros, Ezequiel, Diogo y Apolo) y tres bisnietos (Uma, Isabella y Benicio). “También tengo a mi vieja todavía, somos cinco generaciones”, destaca.

Sin embargo, a pesar de seguir en radio y TV, la pandemia frenó su ritmo de trabajo en el lugar en el que se siente más cómoda: la cancha de básquet. Por eso, apenas se normalicen todas las competencias, allí estará Olga Cariola, la caradura, bien cerca de los bancos de suplentes.

Lic. Alejandro Lafourcade
revista 4Estaciones