¿Conocés los cuatros acuerdos?

¿Conocés los cuatros acuerdos?

En tiempos de incertidumbre donde la calidad de vida es un valor tan codiciado y la búsqueda de nuestro bienestar una tarea diaria, quiero compartir un poquito de la sabiduría tolteca que Don Miguel Ruiz nos transmite en su obra más influyente “Los cuatro acuerdos”

Los cuatro acuerdos son una guía para un buen vivir, para mejorar nuestras relaciones, nuestra comunicación, el trabajo, la salud, nuestro bienestar en general; se trata de pautas sencillas y muy profundas a la vez, y el secreto es llevarlas a la práctica, para lograr consolidar hábitos más asertivos.

El primer acuerdo: Sé impecable con tus palabras; Las palabras crean estados de consciencia; y éstos, determinan tus pensamientos, que, a su vez, se manifiestan en los resultados. Las palabras son una herramienta muy poderosa, pueden crear el sueño mas lindo o pueden destruir todo a nuestro alrededor. Ser impecable con las palabras es hablar con integridad, es decir honestamente lo que queremos decir y utilizar el poder de las palabras para avanzar en la dirección de la verdad y el amor. Recuerda que las palabras no son inocentes, están cargadas de significado, y de nosotros depende como utilizarlas.

El segundo acuerdo: No te tomes nada como personal; Muchas veces asumimos que las cosas que nos suceden son a favor o en contra nuestro, y este lugar de sentirnos centro del mundo hace que quedemos de alguna manera dependientes de los actos o dichos de otras personas, de su aprobación o no. Debemos recordar que la gente no nos hace cosas, la gente hace cosas y de nosotros depende que nos afecte o no. Es importante comprender que el otro es “un otro” con sus propios problemas, creencias y dificultades, y que siendo más flexibles mentalmente podemos vincularnos mejor y vivir experiencias más placenteras.

El tercer acuerdo: No hagas suposiciones; Suponer algo no es el problema, el problema es creer que es cierto. Generalmente si alguien nos dice algo, hacemos suposiciones y si no nos dice nada, también; Creemos tener la razón y ni siquiera nos tomamos el tiempo para preguntar. De esta manera, corremos el riesgo de ver solo aquello que queremos ver y negamos algunos aspectos que hacen a la situación o a la persona. La mejor manera de evitar este desacuerdo es preguntar y ser claros al momento de hacerlo, una vez que escuchemos la respuesta no tendremos que suponer porque sabremos la verdad.

El Cuarto acuerdo: Haz siempre tu máximo esfuerzo; Este último acuerdo, se trata de la realización de los tres anteriores, nos invita a hacer siempre lo máximo que podamos, independiente del resultado. Buscar nuestra propia excelencia significa expresar continuamente y en todos los aspectos de la vida nuestro mayor compromiso con la calidad de nuestros pensamientos, palabras y acciones. Hacer el máximo esfuerzo es salir de la zona conocida, para expandirnos un poco más allá, es esforzarnos por ser una mejor persona cada momento.

Los invito a leer este libro y a profundizar en la sabiduría que sus páginas nos regalan.

Ana De Innocentiis
Consultora psicológica
11 5834 9485