Crearnos y re-crearnos. Amén.

Crearnos y re-crearnos. Amén.

Seres humanos.

¿Qué nos diferencia de otros seres? ¿Cuál es la razón por la cual nos pusimos como consumidor primario de la cadena alimenticia? ¿Por qué nos hemos autonombrado dueños del planeta?

Disculpen la generalización, no es mi estilo, pero en este caso, aunque existan voces disidentes, venimos montados sobre una ola cultural que nos derivó a las costas del siglo XXI, aún con la creencia de que podemos controlar y predecir “casi” todo. O al menos el deseo de hacerlo.

2021 años si tomamos el calendario cristiano, pero más de 90.000 años si nos basamos en las primeras huellas del Homo Sapiens sobre el planeta.

¿Cuál es la razón? La razón. Razonar. Pensar. Imaginar. CREAR.

Somos creadores. La cualidad que compartimos con Dios. Aunque nos quede grande el traje, es así… piénsalo.

Cualquiera sea tu interpretación de Dios, coincidiremos que es el CREADOR de la TOTALIDAD.

Esta nota no pretende ser religiosa ni mística, simplemente me gustaría que podamos darnos cuenta del poder creador que tenemos y que NO hemos aprendido a utilizarlo a nuestro favor. En lo personal ni en lo colectivo. 

Aunque nos cueste creerlo, es así. De hecho lo venimos haciendo voluntaria o involuntariamente. Consciente o inconscientemente. 

Observémoslo desde una perspectiva alejada. Miremos el mundo y la humanidad como una unidad. Se ve claramente como hemos pasado de vivir en cuevas, a apilarnos en rascacielos que tocan las nubes. De comunicarnos soplando un cuerno, hasta sacar un aparatito del bolsillo para hablar y vernos con alguien que está del otro lado del mundo.

Todo fue creado por nosotros. Primero lo imaginamos, lo pensamos y lo hicimos.

Ahora bajemos de la estratósfera y vayamos haciendo zoom a nuestra vida. Cada uno la suya. 

¿Qué ves? 

Yo veo el mismo patrón. Veo que lo que soy y lo que tengo, lo eh CREADO yo mismo. Conmigo y con mis circunstancias. No estamos ajenos al contexto en el que vivimos. Y esto me sirve para darme cuenta que hay cosas que no puedo controlar ni predecir. 

“Si no está en tus manos cambiar una situación, siempre podrás escoger la actitud con la que la afrontes” decía Viktor Frankl.

La semilla que les quiero dejar, es la ACTITUD de RE-CREARNOS. Volver a CREARNOS. Tantas veces como la vida nos lo requiera.

¿Para qué? Me podría preguntar don cualquiera.

Para vivir a propósito y con propósito.

CREARNOS y RE-CREARNOS con intención, con dirección y enfocados en el camino. Dando cada paso con firmeza, escuchando el corazón y haciendo que lo importante, sea lo importante. 

Le pedimos tanto a la vida, sin darnos cuenta que somos la vida, y tenemos el poder de CREAR lo que necesitamos.

En estos tiempos que se movieron las estructuras, es la OPORTUNIDAD de construir nuevas bases. Personales y sociales. Dios ya nos dio el don, aprendamos a usarlo.

Gastón Aldave

Orientador en calidad de vida & salud