Cómo gestionar las emociones en Fertilidad

Cómo gestionar las emociones en Fertilidad

La mitad de los tratamientos de fertilidad se abandonan por causa emocional.

La fertilidad es algo que los seres humanos no cuestionamos a priori, lo damos por sentado, consideramos que lo podemos controlar, esperamos que la concepción se dé naturalmente, y cuando ésto no ocurre,  algo internamente se nos desmorona, entramos en lo que podríamos definir como en una crisis vital.

Para evitar tirar la toalla, te recomiendo echar mano a un botiquín emocional, que ayuda a controlar esos momentos de altibajos y luchar contra ellos. «No se trata de decir qué hacer, sino de apoyar emocionalmente y poder darte herramientas para sobrellevar toda esa montaña rusa de sensaciones y emociones.»

Y ¿Por qué decimos que el diagnóstico de la infertilidad, los estudios y tratamientos  se pueden comparar a un viaje en montaña rusa?. Porque cada nuevo ciclo menstrual se inicia con ilusión y optimismo. Luego de la ovulación ya sea con relaciones programadas técnicas de baja complejidad como la inseminación intrauterina o alta complejidad como la fertilización asistida una marcada ansiedad se va registrando. Un resultado negativo puede provocar un ciclo de duelo, aumentando así los niveles de estrés y ansiedad, y disminuyendo la calidad de vida. 

Los expertos en psicología  y actualmente neurociencias recomiendan:

1- Practicar cualquier técnica de relajación, que disminuya la tensión, el stress y el nerviosismo. Ya sea el yoga, la meditación, el mindfullness, el reiki, etc.

2- Tener y enfocarnos en pensamientos positivos, sabemos que los pensamientos darán lugar a las emociones, y estas determinarán  nuestro estado de ánimo. Los pensamientos positivos ayudarán a tener una actitud de ilusión, proactiva y de pasión.

3- Ilusionarte con algún proyecto: ya sea adquirir una nueva habilidad, realizar un curso, tocar un instrumento, dedicar tu tiempo a alguna actividad solidaria, o simplemente escribir estas emociones, registrándolas diariamente y ser conscientes de ellas. (momentos de tristeza, de desesperanza).

4- Hacer actividad física. Está demostrado científicamente que cuando se realiza ejercicio el cuerpo sintetiza unas  sustancias llamadas endorfinas que estimulan positivamente al cerebro y provocan una sensación de bienestar.

5- Alimentación saludable.   

6- Estar conectados socialmente, establecer una red de apoyo, eligiendo a personas de tu entorno social o familiar que te sirvan de colchón.

7- Y por último no te olvides de sonreír, al hacerlo tu cerebro reacciona  positivamente, y te ayuda a enfocar y a tomar decisiones  más fácil y  eficazmente.  

Sería fundamental recordar los conceptos de Bruce LIPTON el biólogo celular estadounidense que habla sobre la epigenética en su libro “Biología  de la creencia” afirmando que lo que determina a todo ser vivo no es su genética, sino su entorno y sus creencias.

Por lo tanto, lo más recomendable sería salir del rol de victima para volver a ser responsable, protagonista, héroe o heroína de cada vida. 

Dra Irene Dall´Agnoletta
Especialista en Medicina Reproductiva
Dir Médica Procrearte Filial Escobar y Maschwitz
+54 011 5096 0746 | drairenedall@icloud.com